Ciencia y Arte de elegir con quien Invertimos nuestro Tiempo

Ven. Atrévete a viajar, así de improvisado, ahora.

Si cierras los ojos y te transportas 5 o 10 años hacia adelante... Quisiera que te imagines en ese momento en que ya lograste una de las metas más especiales que tienes en mente ahora... a quién ves a tu alrededor? Con quiénes te imaginas celebrando?

Te vinieron personas claves? O tuviste cierta dificultad en identificar a esas personas?

Sabes con plenitud por qué pensaste y quisieras que esas personas estén contigo en ese momento tan especial?

Son acaso esas mismas personas que incluimos en nuestro camino a las metas?

Con quiénes hacemos negocios? Con quienes compartimos nuestras conversas más íntimas? Qué determina iniciar o terminar una relación en general?

Toda relación tiene sus reglas, al parecer.

“Están las personas experimentado tus reglas o experimentándote a ti?” - nos dice hoy Daniela López, quien por primera vez nos acompaña en esta sección diseñada para generar valor a través de nuestra experiencia. Ella es Coach y Consteladora Familiar, Directora de Building My Best, CORP.  Bienvenida!

Con o sin reglas, te invitamos a viajar a través de estas tres miradas y te mostraremos cómo cada uno vive su proceso de relacionarse, en el amor, en los negocios, amistades, y más!

Permítenos luego, de mirar junto contigo, cómo vives tú la experiencia de relacionarte contigo y los demás!

 

Construyes las relaciones que quieres?

 

DANIELA: 

Gracias Kibel y Alejandro por esta grata oportunidad de compartir con ustedes esta perspectiva sistémica:

Y con la misma pregunta que Kibel menciona de mi taller “Las reglas del amor”, así me gustaría preguntárselo a nuestra querida audiencia?

Tienes Reglas en el amor o crees que el amor es un sentimiento puro y sin reglas?

Quieres seguir leyendo sin responder ah?, está bien! Aquí igualmente te seguiremos cuestionando:

Todos establecimos reglas, algunos conscientes o inconscientemente, de algo tan puro como el Amor! También establecimos reglas en nuestras relaciones de familia, en los amigos y, por supuesto, en el trabajo! Mmm, que para qué lo hicimos? Para sobrevivir!

Tuvimos que cuidarnos un poco en temas como la comunicación, la confianza, el placer, los negocios, el dinero, etc.  O bien, porque alguna vez pagamos la novatada y nos enfrentamos con el popular “guayabo”, o porque alguien cercano a nosotros se encargó de enseñarnos muy bien eso de “piensa mal y acertarás”, “ten cuidado” o “en el amor y en la guerra todo se vale”.

Gracias a esas reglas que establecimos, pudimos sobrevivir todos estos años, con esas reglas construimos las amistades que hoy en día tenemos, las relaciones profesionales y por supuesto, nuestra perspectiva del amor. Gracias a esas reglas estructuré mi personalidad, mis valores y mis creencias (millones de ellas).

Pero qué pasa con esas reglas, cuando a pesar de haber “elegido muy bien” a la pareja, al socio o a los amigos, seguimos “saliendo con las tablas en la cabeza”?, es decir: sufriendo, sintiéndonos solos, sin amistades reales o con un vínculo débil con la familia.

Lo que pasa es que te sigues gobernando por reglas que definiste cuando tenías menos de 7 años… en esa edad en la que SI!! en verdad tenías que sobrevivir! Y hoy, después de haber crecido, sigues teniendo infinitos miedos, sigues viviendo en una pequeña jaula en donde todo lo diferente a ti, lo juzgas como malo, peligroso o innecesario! Y te limitas entonces a repetir patrones y no expandir tu ser.

Mi recomendación: elige de nuevo! Elige sentir tus relaciones en vez de cuestionarte para qué las tienes! Elige crecer con ellos en vez de apartarte ante las diferencias. Elige que las personas te experimenten a ti hoy! Y no a las infinitas reglas que estableciste y que no te han llevado a la felicidad real.

 

KIBEL:

Cuando alguien busca -continuó Siddharta-, fácilmente puede ocurrir que su ojo sólo se fije en lo que busca; pero como no lo halla, tampoco deja entrar en su ser otra cosa, ya que únicamente piensa en lo que busca, tiene un fin y está obsesionado con esa meta. Buscar significa tener un objetivo. Encontrar, sin embargo, significa estar libre, abierto, no necesitar ningún fin. Tú, venerable, quizás eres realmente uno que busca, pues persiguiendo tu objetivo, no ves muchas cosas que están a la vista.
— Hermann Hesse, Siddhartha

Qué buscamos? Qué encontramos?

 Qué es lo que realmente buscamos en nuestras relaciones de pareja, socios, amistades, trabajo? Qué encontramos una vez las establecemos?

Me gusta lo que produce el Buscar, me gusta lo que despierta el Encontrar.

Todo buscador es curioso, preciso y certero. Me gusta cuando sabemos qué buscar, cuando sentimos qué buscar. Cuando estamos en modo buscador se hace más sencillo discernir de los distractores y se apropia más la firmeza y claridad de tus pasos, esos que sí quieres dar.

Ahora, aun cuando el buscador es preciso. Qué resultado te da este tipo de búsquedas?

Cuando buscas pareja…. En dónde pones mayor atención?

Cuando buscas un puesto de trabajo… cuáles son las tres cosas claves que tienen que haber para postularte?

Cuando buscas asociarte… qué necesitas que la otra persona sea?

Cuando buscas conversar con un amig@ … qué buscas experimentar?

Ampliemos el foco ahora!

Cuando te buscan de pareja….. En dónde crees que han puesto mayor atención en ti?

Cuando te busca la oportunidad laboral…. Cuáles son las tres cosas claves que tienes que hacen pre-seleccionarte?

Cuando te buscan para asociate a alguien… qué es eso que necesitan de ti?

Cuando te busca ese amig@ para conversar… qué les haces experimentar?

Se hace entonces ameno saber que algo buscamos, y por algo nos buscan. Se parece que lo que buscas te busca?

Enfocar mi atención en algo, sí es darle apertura a mis sentidos, para ir tras ello. Al escoger ir tras ello, pues a veces me hace no ponerle atención a “lo otro”. Y entonces?

Volvamos un momento al extracto de Siddharta. Y conversemos un poco de qué significa encontrar, desde la libertad que se nos plantea arriba.

Si decidimos salir un día de la casa a sólo encontrar. Cómo sería eso?

Cómo sería experimentar tu relación de pareja sin buscar algo en particular en esa llamada, mirada, o abrazo?

Cómo sería encontrarte con la oportunidad laboral sin elementos claves que buscar?

Cómo sería encontrarse en una asociación en donde no nos necesitemos?

Si no enfoco mi atención en algo, mi atención está en todo. Estar en todo me hace ampliar mi mirada, mis sentidos.

Para mi, hay que ser buscadores y también a veces solo ir a encontrar. Y por qué no, a veces se cruzan ambas. También me ha pasado.

Daniela y Alejandro son un ejemplo de ello para mi. Ambos fueron encuentros en mi vida, en momentos diferentes, por razones aparentemente diferentes. Para qué los busco? Para sentir junto con ellos, incluir sus visiones, vivencias, escucharlos, reír, retarnos, crecer, para aprovechar del tiempo valioso y juntos!  

Pero en esta oportunidad, nos encontramos contigo. Seamos abiertos! Se libre en el texto que hoy compartimos contigo!

No busques hoy nada en las letras, encuentra mejor dentro de ti!

 

ALEJANDRO:

También hay ciencia respaldando la importancia de elegir cuidadosamente a las personas con las cuales compartimos.

Bien sea personalmente, o profesionalmente, nuestras relaciones juegan un papel importante en la dirección que tomarán nuestras vidas.

Justo ahora me estoy leyendo el libro Tipping Point, de Malcolm Gladwell. En el libro se menciona un estudio realizado por Howard Friedman (Psicólogo de la Universidad de California en Riverside).

En el estudio colocaron a dos personas, una de ellas había sido previamente identificada como carismática y la otra era una persona no-carismática. Ambas estuvieron en el cuarto por dos minutos, sin poder hablar.

Los resultados muestran que al salir del cuarto ambas personas salían con el humor que tenía la persona carismática. Es decir, si la persona carismática estaba feliz, aún cuando la no-carismática estuviera triste al inicio, ambas personas salían felices luego de compartir 2 minutos sin hablar.

Por el contrario, si la persona carismática estaba triste, aún cuando la no-carismática estuviera feliz al inicio, ambas personas salían tristes luego de compartir esos 2 minutos sin hablar.

SIN HABLAR!!! Todo ésto ocurrió sin que las personas pudieran hablar, y tan sólo en 2 minutos!

¿Ahora ven la importancia de elegir con cuidado a las personas con las cuales pasamos nuestro tiempo?

Imagínate qué pasa cuando pasas la mayoría de tu tiempo con alguien. Más importante aún si esas personas con las que compartes son carismáticas.

La lección aquí es que debemos elegir pasar nuestro tiempo con personas positivas y carismáticas. Y la manera más fácil de hacerlo es convertirnos nosotros en esa persona positiva y carismática con la cual nos gustaría compartir nuestro tiempo.

Gran parte de la comunicación, en cualquier relación, es influenciada por lo no-verbal. Es por ésto que la manera cómo te vistes, inclusive la manera como caminas, tendrá un gran efecto en tí y en aquellos que estén a tu alrededor.

Por ésta razón, el equipo de BizLatte ha creado par de recursos para tí. Queremos ayudarte a que lleves tu carrera al siguiente nivel y vestirte profesionalmente es el primer paso que debes tomar. Haz click aquí si eres mujer, o click aquí si eres hombre, para tener acceso GRATIS a la guía que te ayudará a vestirte de acuerdo con las metas profesionales que quieras lograr.

 

Así Quiero Relacionarme

 

Ciencia, estudios, teorías, todos tratando de destrabar cómo funcionan y cómo pueden optimizarse nuestras relaciones.

Desde este espacio queremos brindarte la invitación a que estés más atent@ de qué causas tú dentro de tus relaciones de pareja, trabajo, familiares, amistades, etc. Además, cómo sales tú después de interactuar con esas personas.

Ya vimos cómo desde pequeños decidimos una serie de reglas para sobrevivir. Unas reglas que nos hacen pagar un precio alto. Y también vimos, que si esas reglas no nos hacen felices, es porque ha llegado el momento de preguntarnos: qué sí queremos experimentar en nuestras relaciones? Que queremos darle al otro? Quien debo ser para atraer eso que quiero en mi familia, amigos, trabajo o relación?

Finalmente, eres tú ese carismátic@ del que contagias emociones? O te dejas contagiar emociones?

  • Elige de nuevo. Cada vez que quieras comenzar a experimentar algo, decide qué sí quieres sentir y actúa en pro a eso.

  • Toma lo mejor de la búsqueda. Incorpora la precisión del buscador cuando necesites puntualizar en tus relaciones.

  • Déjate tomar por el Encontrar. Cada vez que quieras, añade experimentos cortos o largos en donde no busques nada preciso, sino que des apertura a lo que ahí vaya apareciendo.

  • Haz una lista de tus 3 amigos más cercanos. Identifica qué causan en ti, cómo te quedas anímicamente cuando finalizas la conversación con ellos? Luego, pregúntales qué le causas tú a ellos y encuentra tus reflexiones.

  • Ocupémonos de nuestra imagen en nuestro rol profesional. Si cualquier relación es condicionada por lo no-verbal, empecemos por chequear sobre nuestra vestimenta y mensaje que transmitimos a través de ella.

  • Invierte en tu crecimiento. Todos avanzamos hasta nuestro punto de ignorancia, ese punto donde no sabemos qué más hacer. Lee 30 minutos diarios, busca un mentor, contrata un coach, asiste a las diferentes actividades de crecimiento personal que estaremos ofreciendo (https://www.buildingmybest.org/eventos), no dejes de invertir en ti.