¿Cómo Cambiar Tu Vida?

Todo el mundo dice que quiere cambiar, pero la mayoría no hace nada al respecto!

Y en realidad la mayoría no logra el cambio porque se rinden, no porque no tuvieran la capacidad de hacerlo.

Y tú, ¿Algunas vez has tratado de cambiar algo en tu vida? ¿Lo lograste o te rendiste?

La verdad es que lo más probable es que la mayoría de las personas nos podemos identificar con ambas situaciones. Seguro hemos logrado hacer algunos cambios pero también en otros casos nos hemos rendido.

El problema es que al rendirnos estamos creando un mal hábito. Estamos creando la opción de rendirnos antes cualquier situación que se nos presente en la vida.

Es por eso que no sólo es clave enfocar nuestras energías en las cosas que podemos cambiar, sino también enfocar nuestras energías, y fuerza de voluntad, en los cambios que van a producir los mayores resultados.

Ayudándonos un poco con la Ley de Pareto, el enfoque debe estar entonces en el 20% de cambios que podemos hacer que pueden crear el 80% de los resultados que necesitamos.

Tim Ferriss es uno de los mayores patrocinadores de este tipo de mentalidad. De siempre buscar el mínimo esfuerzo que nos ayudará a producir el mayor resultado. No significa trabajar poco, significa trabajar eficiente y eficazmente. Encontrar cual es el punto clave (aquí estamos trabajando inteligentemente) y luego entonces dedicar toda nuestra energía a trabajar en ello.

La meta de éste artículo es compartir contigo algunas herramientas que te van a ayudar a ti a hacer los cambios que quieras hacer en tu vida.

Tener un propósito claro es una de las mejores herramientas que puedes tener a la hora de enfrentar los obstáculos que van de la mano con cualquier cambio que decidamos realizar. Es por esto que el equipo de BizLatte ha creado un e-guide GRATIS para ti, pues queremos ayudarte a llevar tu carrera al siguiente nivel.

 

Tus Hábitos Son Tu Vida

 

Empieza haciendo poco, pero empieza ahora!

El enfoque debe estar en la actividad, en los pequeños pasos que debemos tomar día a día, y los resultados llegarán.

El agua logra romper la roca es por la constancia. El objetivo entonces debe ser lograr esa constancia en cualquier cosa que decidamos hacer.

Una gran herramienta para lograr esto es colocar el hábito como objetivo. Pongamos como ejemplo el objetivo de perder peso o mejorar nuestra salud. En vez de enfocarte en el resultado, enfócate en el hábito que vas a tener que crear para lograr ese resultado.

El hábito puede ser empezar a comer un poco más sano o también puede ser hacer un poco más de ejercicio.

En mi caso, mi meta diaria es al menos 10 pull-ups or push-ups. Sí, sólo 10. Suena poco, pero si todos los días hago al menos 10 entonces poco a poco voy a crear el hábito.

Además, normalmente no hago sólo 10, una vez empiezo entonces siempre termino haciendo al menos 50. El truco está en “engañarnos” a nosotros mismos.

Si ponemos la meta en 50 ó 100, el día que estemos cansados vamos a encontrar una buena excusa para no hacerlo. Y ahí entonces perdemos la capacidad de mantener el compromiso.

Por el contrario, si el compromiso es hacer sólo 10, entonces es bien difícil encontrar una excusa. Y luego de algunos meses, ya ni lo vamos a pensar. Hacer ejercicio se convertirá en un hábito, como lavarse los dientes.

Recuerda, la clave está en concentrarse en la actividad, en el hábito que quieres crear. Puedes hacer lo mismo si quieres empezar a leer más, o cualquier otro hábito que desees incorporar en tu vida.

Tener un propósito claro es clave para mantener el compromiso. Nuestra guía GRATIS te puede ayudar a encontrar tu propósito profesional.

Mantente enfocado!