Deja de Hacer Preguntas Estúpidas!

brock-dupont-315703.jpg

La gente siempre está juzgando. Tú empezaste a juzgar éste contenido desde el momento en el que viste la foto y leiste el título. 

Simepre estamos juzgando, asi queramos o no. Nuestro cerebro lo hace constantemente como mecanismo de supervivencia. En 4 segundos, nosotros decidimos si vamos a confiar en alguien o no. En esos mismos 4 segundos, decidimos si una persona puede ayudarnos o no. 

Los humanos siempre están tratando de poner etiquetas a los otros humanos. Seamos honestos, es eficiente. Nos ayuda a guardar energías a la hora de tomar decisiones, para así usar nuestro tiempo y foco de manera eficiente. 

Aún así, no siempre deberíamos confiar en nuestros pensamientos rápidos. A veces necesitamos utilizar nuestros pensamientos lentos. Siempre deberíamos tomarnos el tiempo de conocer a la persona con la cual estamos hablando. Al menos por un poco más de 4 segundos.

Toda persona que conocemos es interesante y valiosa. A veces, será fácil identificar cual es el valor, o lo interesante, en la otra persona, pero en otros casos va a requerir que pongamos un poco de esfuerzo. La mejor manera de lograrlo es haciendo buenas preguntas y escuchando. 

Cuando digo escuchando, me refiero a prestar atención a lo que la otra persona está diciendo, no sólo escuchar los sonidos que salen de su boca. 

Escuchar se trata sobre absorver y aceptar, no se trata de esperar a que sea nuestro turno para hablar o se decir una respuesta ingeniosa. Hacer buenas preguntas hará éste proces muy sencillo. 

¿Cuáles son las preguntas que deberíamos hacer?

¿Cómo Podemos Leer a Otras Personas?

Por favor... NUNCA preguntes la edad de alguien!

Nunca jamás preguntes ¿Cuántos años tienes?

Es una de las peores preguntas que puedes hacer. Vamos a explorar el por qué. 

Hay un libro llamado Leyendo a las personas: Cómo Entender a las Personas y Predecir su Comportamiento - En Cualquier Momento, Cualquier LugarLa Autor, Jo-Ellan Dimitrius, se dedicaba a evaluar testigos, abogados, y jueves, en casos de alto perfil como el de O.J. Simpson. 

Ella se ganaba la vida haciendo muy buenas preguntas que creaban la oportunidad de poder entender y predecir el comportamiento de otras personas. 

Sé lo que estás pensando. Estamos hablando de fortalecer habilidades para juzgar. Pero debemos entender que hay maneras positivas y negativas de juzgar. 

Si lo que estás tratando de hacer, con tus preguntas, es conseguir suficiento información para ponerle una etiqueta a alguien, si estás tratando de decidir si alguien es inteligente o no, o si estás tratando de decidir si alguien vale tu tiempo o no... entonces es un juicio negativo. 

Por otro lado, si con tus preguntas simplemente estás tratando de entender a la persona que tienes al frente, si estás tratando de encontrar lo que tienes en común para conectar, entonces es un juicio positivo. Básicamente, estás siendo curioso por la otra persona. 

Ahora que hicimos esta distinción entre el juicio positivo y el negativo podemos seguir adelante. 

A ésta altura, debería estar claro que la calidad de tus preguntas va a determinar la calidad de tus conversaciones y la calidad de las relaciones que vas a construir. 

¿Cuáles son las mejores preguntas que puedes hacer para entender y predecir el comportamiento?

Nunca Preguntes "¿Cuántos Años Tienes?"

Lo que logras al preguntar "¿Cuántos años tienes?" es decirle a la otra persona que estás tratando de juzgarla. ¿Crees que es una buena manera de empezar la conversación?

Es correcto, nuestro cerebro está juzgando automáticamente. Nuestro cerebro decide si vamos a confiar y respetar a alguien en tan sólo 4 segundos. Aún así, no hay necesidad de decirlo explícitamente. Hay mejores y sutiles maneras de hacerlo.

Lo otro es que la respuesta a la pregunta ¿Cuántos años tienes? no te da muy buena información. Piénsalo de ésta manera, si sólo tuvieras un par de preguntas que pudieras hacerle a alguien, para poder entender y predecir su comportamiento ¿sería valioso preguntar su edad?

Uno de mis mejores amigos tiene más de 50 años, y aún así conectamos en diferentes niveles. Lo mejor de todo es que cuando nos juntamos los dos nos convertimos en un par de adolescentes, compitiendo en mini-golf, bowling, levantando pesas, y básicamente cualquier actividad que hagamos. 

Además de ésto tenemos conversaciones sobre negocios, compartimos recursos, libros, e información valiosa. Nuestro comportamiento tiene un gran rango.

Preguntar nuestra edad no te daría ningún tipo de información valiosa para entender y predecir nuestro comportamiento. 

Honestamente...¿De verdad te entenderían las personas si sólo supieran tu edad?

Lo más probable es que saber tu edad es algo de información pero no es suficiente. Y además nunca dejarás de comunicar que deseas juzgar a la persona cuando le preguntas la edad. 

Por favor, hazte un favor y más nunca preguntes "¿Cuántos años tienes?"

¿Qué Deberíamos Preguntar? 

Saber que es lo que NO debemos preguntar es un buen primer paso. ¿Y ahora qué?

Como dice Tony Robbins, "la calidad de tu vida estará determinada por la calidad de tus preguntas". Ésto significa que deberíamos trabajar, todos los días, en mejorar nuestra capacidad de hacer buenas preguntas. 

Una buena manera de hacerlo, es haciendo preguntas verticales, que son preguntas que buscan más profundidad en el mismo tema del cuál se está hablando. 

Ésta es una táctica que te puede ayudar a transformar conversaciones superficiales en conversaciones profundas. La clave es que siempre mantengas curiosidad por la otra persona. 

El método de las preguntas verticales es algo que cubrimos en el Seminario de Relaciones Profesionales de BizLatte. Si quieres saber más al respecto envíanos un mensaje y podemos hacer el seminario en tu empresa o en tu ciudad.